ERROR Nº 5 “Comida basura en casa”

 

Sé que a veces puede parecer casi imposible, pero primero te voy a explicar cuales son las razones de peso para tener muy en cuenta esta afirmación tan potente.

Aunque en ocasiones no vivimos solos y es mas complicado de lo que parece, en tu casa no debería tener cabida la comida basura.

Que vivas solo o acompañado tiene mucho peso en esta decisión.

 

Si vives sol@ o tu pareja te quiere ayudar lo ideal es que no haya comida basura (bollería, chocolate, palomitas, etc) en tu casa a diario.

Parece evidente pero es más importante de lo que muchas veces nos imaginamos.

El solo hecho de que haya comida basura puede suponer que (aunque tú creas que no lo tienes presente en tu mente) tu subconsciente, que es quien dirige el ordenador más potente del universo “tu cerebro”, sabe perfectamente que eso está ahí.

Y solo espera una pequeña oportunidad que tenga para recordártelo, hecho  que supone que comience una batalla campal entre tu fuerza de voluntad y tu deseo de hacer lo correcto.

Las primeras semanas de tu plan Believe gracias a tu motivación superarás esa tentación, pero no es necesario ese sufrimiento, ya que si esa basura no está ahí todo es mas sencillo.

Cuanto más complicado lo tenga tu adversario (tentación), mejor sencillo será para ti.

Cuando tenemos que tomar una decisión entre lo correcto y lo  que debes hacer tu cerebro mide todas las variables existente, el  placer que va a recibir, lo que supone comerte ese alimento, y lo que te va a costar conseguirlo.

Por ejemplo:

Imagina que estoy viendo un documental de Portugal en la televisión, y de repente me apetece mucho comer un pastel de Belem que visualizo en el documental, famoso en Portugal y muy rico por cierto.

Pero hoy es Miércoles, vivo en un pueblo pequeño de Toledo y no tengo a mi alcance esos pasteles, al no tener la opción a mano se me acabará pasando esa tentación.

 

Ejemplo contrario:

Vengo del trabajo estresado, hasta las narices de mi jefe o mis compañeros, no me han enseñado a gestionar mis emociones y tengo ese bollo de chocolate que encima es mi favorito en el mueble de la despensa.

Puede que al pensarlo la primera vez resista la tentación, pero si tengo baja la motivación, estoy harto del día que he tenido,  y necesito recompensarme con algo… ese bollo no ve el amanecer ni un solo día mas, jeje.

A eso me refiero, que al menos no tengamos la tentación tan sencilla como para recorrer un pasillo y caer.

 

¡Vivo con gente que si quiere tener comida basura en casa!

Si este es tu caso, lo primero que debo recordarte es que si ellos deciden seguir con su alimentación insana, no debes forzar ni enfadarte por la situación, ya que tienen tanto derecho como tenias tu de comer comida basura el tiempo que lo has estado haciendo hasta que cambiaste de opinión.

No somos el centro de universo aunque a veces nos gustaría.

En cuyo caso has de trabajar la fuerza de voluntad, mi recomendación para estos casos es que puedes luchar contra ella teniendo un vídeo de motivación, u otro del daño que produce la obesidad en tu organismo, esto te ayudará a reducir la tentación.

Eso sí, si lo tienes para tus hijos te recomiendo que veas algunos vídeos de lo que produce el azúcar o el cereal simple procesado (galletas, bollos o cereales) en su organismo, y después decides si lo deben comer a diario o no, pero antes ve la información, al menos si sigues envenenando  a tus hijos que sea con conciencia. (Duro pero real, lo siento)

Ahora bien, si vives con alguien que está dispuesto a sacrificar no tener comida que te perjudique en casa para que tu no tengas tentación, da gracias por lo que tienes, y valora al menos en este aspecto a esa persona.

Aunque creas que es su papel te equivocas, y no tendría porque hacerlo, además de que no sería reprochable.

Te propongo una cosa;

Agradece a esa persona que te está ayudando con un beso (el tipo de beso lo dejo a tu elección) agradeciendo el esfuerzo o el detalle de ayudarte con tu objetivo de bajar de peso, y que le digas que eso es un beso  Believe, lleno de amor y de gratitud por ayudarnos a mejorar cada día.

I am Believer, I  am Happy