Las grasas no son nuestro enemigo

Una de las cuestiones que más me cuesta que se entienda es que las grasas no son tu enemigo, es más y aunque te pueda sonar disparatado las grasas te pueden ayudar a adelgazar si es tu objetivo.

Durante muchos años en estudios observacionales (estudios en poblaciones que tan solo tienen en cuenta algunos datos estadísticos) que son los más peligrosos de todos por su falta de rigor, nos hicieron creer que las grasas eran las culpables de muchas enfermedades cardiovasculares.

Con el paso de los años y de estudios científicos fisiológicos más completos se ha demostrado en infinidad de ocasiones que las grasas son totalmente necesarias para nuestro organismo, ya que al evolucionar (hombre paleolítico) tomando este alimento a diario el cuerpo se adaptó perfectamente al él y su toma diaria nos ayuda a realizar complejos procesos internos para mejorar nuestra salud.

En este artículo vamos a ver algunos ejemplos de esto que acabamos de leer.

Si es cierto y antes de continuar que debemos entender que hay diferentes grasas o ácidos grasos como sería más correcto denominar a este macro-nutriente.

Tenemos las grasas Saturadas y las Insaturadas. Dentro de las insaturadas tenemos las poliinsaturadas como la omega 3 (pescado), omega 6 (fruto seco) y las Monoinsaturadas como la omega 9 (aceite de oliva), todas necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Después tenemos las trans y las Interesterificadas que sirven para conseguir que algunos alimentos tengan más durabilidad y por tanto los alimentos se conserven más tiempo, grasas manipuladas por el hombre en laboratorios que son veneno para el cuerpo humano.

Pasando por esto por encima “porque daría para un libro completo” vamos a ver porque las grasas no son nuestro enemigo.

1ª Razón (La ciencia)

Como ya hemos comentado las grasas son necesarias para muchísimos procesos metabólicos y reacciones químicas internas que necesita el ser humano para tener salud, recuerda que el ser humanos es 100% química.

Poniendo a la ciencia como ejemplo y a los estudios más recientes encontramos que las grasas son necesarias para:

Grasas Monoinsaturadas
– Ayuda a reducir las posibilidades de padecer cáncer de mama
– Reduce los niveles de colesterol
– Reduce el dolor en pacientes con artritis
– Es indispensable para una buena salud en el cerebro
– Ayuda en el proceso del funcionamiento del sistema nervioso
– En el correcto crecimiento y desarrollo de los niños
– Mejora la calidad de la piel y cabello gracias a la absorción de los nutrientes que se realiza gracias a un proceso necesario con estás grasas

Alimentos que lo contienen:

 Fruto seco (Nuez y Almendra)
 Oliva (aceitunas o aceite de oliva)
 Cabe destacar que si el aceite de oliva lo utilizas para freír pierde sus propiedades
 Aguacate

Grasas Poliinsaturadas

Aquí vamos analizar por separado las 2 más importantes, la Omega 3 y la Omega 6
 Omega 3
 Ayuda a regular la tensión arterial
 Disminuye la acumulación de grasa en el hígado y su inflamación
 Juega un papel fundamental en el desarrollo del feto y la salud de la madre durante el embarazo
 Alivia los dolores menstruales
 Regula el estado anímico y previene por consiguiente la depresión
 Previene la formación de coágulos en la sangre

 Reduce la posibilidad de sufrir un infarto cerebral

Es de lo que se compone el cerebro y la retina del ojo
 Es el antiinflamatorio natural del ser humano
 Es un componente básico para regular el sueño
 Y así un gran etc., que no te puedes llegar ni a imaginar, huesos, articulaciones, asma, demencia…

Fuente de Omega 3

La fuente principal es el pescado y el marisco, la grasa que contienen estos alimentos, pero también lo encontramos en fruto seco, algunas carnes, verduras como verdolaga o espinaca y algunas semillas como las de chía, lino, cáñamo o soja.

Omega 6
 Realiza un trabajo esencial en el aparato circulatorio
 Alivia los síntomas premenstruales
 Carencia de esta grasa puede provocar impotencia sexual
 Regula los niveles de insulina
 Reduce la caída del cabello
 Etc., etc., etc.

Fuentes de Omega 6:
 Fruto seco (Nuez, Almendra, Avellana y Pistacho)
 Huevo
 Aceite de girasol o cacahuete
 Aguacate

Grasas saturadas

De las grasas Saturadas no vamos a ver nada especifico porque aún hay mucha controversia con ellas, lo único que si podemos saber con certeza es que no son tan malas como nos las habían vendido y que no son las culpables de enfermedades cardiovasculares, y aunque es cierto que no son tan beneficiosas como las Insaturadas (Monoinsaturadas y Poliinsaturadas) sí que se encuentran beneficios en ellas y por tanto no con tanta asiduidad hay que tomarlas semanalmente.

 

2ª Razón (Las pruebas)

Desde el polémico estudio que realizo el fisiólogo Ancel Keys llamado “Estudio de los 7 países” 1960-1970 donde después de estudiar la población y sus costumbres concluyó que las grasas eran las culpables de las enfermedades cardiovasculares, no se ha dejado de demostrar que esto no es cierto.

Lo primero porque si en vez estudiar 7 países lo hubiese realizado en más los resultados hubiesen sido otros, y si además añades 7 países diferentes los resultados hubiesen sido totalmente contrarios.

A lo lardo de estos años y hasta día de hoy se han realizado diferentes estudios que demuestran lo contrario, por ejemplo, sustituir las grasas por carbohidratos (pan, arroz, pasta, etc.), no ha hecho más que agravar la situación, y a los hechos me remito si miras un poco la obesidad actual y lo que ello conlleva.

También se ha probado a sustituir las grasas saturadas por insaturadas, y si es cierto que la salud mejora…

¿Pero por qué, por dejar de tomar saturada o por aumentar el consumo de insaturada?

Después de muchísimos estudios y convenciones médicas sobre este tema la única conclusión veraz que podemos sacar de todo ello es que no hay ninguna relación demostrable entre consumir grasa y padecer enfermedades cardiovasculares y ni si quiera obesidad…

Sí sí, has leído bien y para eso tenemos el siguiente punto, la grasa no provoca obesidad, graba esto a fuego en tu mente.

Recuerda, la grasa sana saturada e insaturada, dejamos al lado la trans e Interesterificadas manipulada por el hombre en laboratorios

 

3ª Razón (La lógica)

Voy a darte tan solo 1 razón para que entiendas que las grasas no provocan obesidad, hay muchas más pero no podemos ver todas hoy.

La hormona que regula el hambre y por consiguiente cuando hay que seguir comiendo o parar es la leptina. Esta hormona se regula cuando en un proceso interno se le envía una señal de que hay suficiente grasa acumulada para la supervivencia y por consiguiente no hay que seguir consumiendo alimento porque es perjudicial.

Por lógica si no consumimos grasa este proceso no se regula y por consiguiente tomamos más alimento del que necesitamos.

El problema se agrava cuando consumimos carbohidratos refinados porque aparte de que estos alimentos inhiben a la leptina y consumimos más alimento del que necesitamos, estos alimentos se convierten en grasa por su alto índice glucémico.

O sea, que comemos más de lo que necesitamos y encima se convierten en grasa.

Si tomamos grasa, el poder de saciedad de esta consigue que estemos más horas sin alimentarnos (gracias a la leptina) y si tomamos carbohidratos refinados (pan, pasta, arroz, etc.) comemos más de la cuenta y tenemos hambre antes de lo necesario.

 

Resumen:

La conclusión final que espero te lleves de la lectura es que las grasas no son nuestro enemigo, grasas como la Omega 3,6 y 9 son necesarias para nuestro organismo y las que debes evitar son las Trans y las Interesterificadas, y que hay otras que se desconocen que son los carbohidratos refinados que acaban convirtiéndose en grasa y no precisamente en la buena.

Espero que te haya gustado

Un abrazo del equipo Believe

Miguel Ángel Hinojal